infórmate > LA REHABILITACIÓN Y VUELTA A CASA

LA REHABILITACIÓN Y VUELTA A CASA

Tras el alta hospitalaria comienza un proceso cuyo objetivo será  alcanzar la mayor autonomía personal posible en cada caso de Daño Cerebral Adquirido. Para ello, será necesario reconstruir o reorientar proyectos de vida de cada persona para que pueda volver a ser lo más independiente posible.

Para poder alcanzar este objetivo es fundamental que la familia y la persona con Daño Cerebral dispongan de información suficiente sobre los recursos existentes y sobre las necesidades específicas de rehabilitación de su familiar.

La escasez de recursos públicos y específicos de atención al daño cerebral, así como dificultades de tipo económicas, geográficas o de falta de apoyo social de las familias suelen provocar que la atención necesaria no sea prestada, y esto pueda precipitar el regreso al hogar y que la familia asuma el papel de cuidador principal.

En el siguiente enlace a la web de la Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE), podrás consultar los centros de atención al Daño Cerebral existentes en España.

Recursos en España para la atención al Daño Cerebral Adquirido

 

¿Cómo debe ser la rehabilitación del daño cerebral?

El proceso de rehabilitación del Daño Cerebral Adquirido tiene cinco objetivos:

  • Evaluar las secuelas del daño cerebral y las dificultades que estas provocan.
  • Reeducar y compensar las secuelas del daño cerebral para reducir la discapacidad.
  • Prevenir complicaciones futuras de las secuelas del DCA o de la propia lesión cerebral.
  • Potenciar las habilidades conservadas.
  • Promover la integración social y familiar.

La rehabilitación se debe dar desde el primer momento, desde que el paciente se encuentra en el Hospital en planta. Una vez iniciada, debe tener continuidad y ajustarse a medida que la lesión evolucione.

Hasta los dos primeros años después de la lesión, la evolución de los pacientes es positiva, por lo que es fundamental que el trabajo sea continuo en el tiempo. A partir de este momento es importante mantener las terapias de rehabilitación orientadas a preservar la mejoría lograda.

La rehabilitación de la persona con Daño Cerebral Adquirido debe ser realizada por un equipo rehabilitador multiprofesional para que la persona con daño cerebral reciba una atención coordinada e integral. Este equipo deberá estar formado, por lo menos, por las siguientes especialidades:

  • Medicina: El equipo médico rehabilitador será el encargado coordinar las acciones del resto del equipo.
  • Enfermería: Además de sus funciones habituales en planta hospitalaria, ante los casos de daño cerebral el equipo de enfermería es clave como educadora de las personas con daño cerebral y sus familias. Son el nexo de unión entre los miembros del equipo de rehabilitación.
  • Neuropsicología: Diseñan, evalúan y ponen en marcha los programas de estimulación cognitiva. Realizan la evaluación inicial de la persona con daño cerebral.
  • Fisioterapia: Mantienen y mejoran las capacidades físicas para prevenir más complicaciones. También trabajan la mejora cardiovascular para incrementar la tolerancia al esfuerzo, lo que ayuda al trabajo desarrollado en el centro y a que el usuario pueda participar más a nivel comunitario.
  • Logopedia: Las áreas de acción de la logopedia son la comunicación, la respiración, la postura y la deglución.
  • Trabajo social: A través de entrevistas personales realizan un análisis de las necesidades sociales de la persona con daño cerebral y de su familia para tratar de resolverla a través de los recursos más adecuados. La figura de la trabajadora social es un nexo entre familia, administración, centro y otras entidades.
  • Terapia ocupacional: Trabajan las habilidades necesarias para la realización de las actividades básicas e instrumentales de la vida diaria. Esto lo hacen teniendo en cuenta las habilidades del usuario previas al DCA: se intenta promoverlas de cara a una posible vuelta al empleo.

Finalmente, ya avanzando en el campo de lo social, existe un grupo de profesionales como educadores sociales, monitores de ocio, preparadores laborales y técnicos en integración social; entre otros, que son imprescindibles para la integración social y la autonomía personal, así como para los programas de ocio y tiempo libre. Además, los profesionales del área apoyan en las actividades básicas de la vida diaria, cubriendo así estas necesidades.

FUENTE: Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE)

 

Más información en

Los primeros momentos tras el daño cerebralVivir con Daño Cerebral

      Imprimir
  • RUA DA PEDRA SEIXA S/N     36212     VIGO     PONTEVEDRA     986 229 069     info@alento.org